En el año 3000 antes de Cristo, los reyes de Mesopotamia anotaban e interpretaban sus sueños en tablillas de cera. Mil años después de eso, los antiguos egipcios escribieron un libro de sueños relatando los significados de los cien más comunes. Actualmente, seguimos preguntándonos por qué soñamos y qué significan nuestros sueños, qué nos quieren decir. 

Después de años de investigaciones y estudios sobre el tema, los científicos todavía no tienen una respuesta definitiva a por qué soñamos. De lo que sí disponemos es de varias teorías interesantes creadas por psiquiatras, psicólogos y neurocientíficos. Algunas de ellas cuentan con estudios que prueban que, efectivamente, lo que afirman es cierto. El problema es que soñar parece ser tan beneficioso para nuestro cerebro que no solo una teoría queda afirmada, sino que un mínimo de diez podrían ser totalmente ciertas a la vez. ¿Sabes tú por qué soñamos? ¿Crees que alguna teoría de las siguientes es falsa?

1. EN NUESTROS SUEÑOS SE CUMPLEN NUESTROS DESEOS 

A comienzos del siglo XX, el psicoanalista Sigmund Freud propuso que todos los sueños, pesadillas incluidas, eran grupos de imágenes de nuestra vida cotidiana consciente. Además, les dio gran importancia porque para él tenían un significado simbólico relacionado con el cumplimiento de nuestros deseos subconscientes. 

Freud teorizó que todo lo que recordamos tras despertarnos de un sueño es una representación de nuestros pensamientos primitivos inconscientes, deseos y urgencias. El psicólogo creía que analizando lo recordado se revelaría el contenido inconsciente a la mente consciente, y de esta forma se podrían tratar problemas psicológicos derivados de su represión. 

2. SOÑAMOS PARA RECORDAR 

Dormir es bueno para aumentar el rendimiento de algunas funciones mentales, pero soñar es aún mejor. 

En 2010, varios investigadores descubrieron que sus sujetos sorteaban mejor un laberinto bastante complicado si habían dormido soñado con él  antes de volver a intentar superarlo una segunda vez. De hecho, el éxito era diez veces superior que los que solo pensaban en el laberinto estando despiertos y entre intentos, y que los que dormían pero no soñaban con el laberinto. 

Los expertos han teorizado que cientos de progresos de la memoria solo pueden ocurrir mientras estamos dormidos y que los sueños son una señal de que éstos están ocurriendo dentro de nuestro cerebro. 

3. SOÑAMOS PARA OLVIDAR 

Existen alrededor de diez mil billones de conexiones neuronales dentro de nuestros cerebros. Todas éstas se crean en base a lo que haces y piensas a lo largo del día. Según la Teoría del Aprendizaje Inverso, creada en 1983, mientras dormimos, y sobre todo en los ciclos de sueño REM, el neocórtex revisa todas estas conexiones neuronales y desconecta las innecesarias. 

Sin este proceso de desaprendizaje, que forma los sueños, el cerebro se saturaría de conexiones completamente inútiles y los pensamientos parásitos podrían interrumpir el pensamiento cuando estás despierto. 

4. SOÑAMOS PARA MANTENER EL CEREBRO ACTIVO 

La Teoría de la Activación Continua del psiquiatra Jie Zhang propone que los sueños nacen de la necesidad constante del cerebro de crear y consolidar recuerdos a largo plazo para funcionar de manera correcta. De esta forma, cuando la entrada externa es menor de un determinado nivel, como cuando estamos durmiendo, el cerebro se activa de manera automática la generación de datos a partir de sus almacenes de memoria, que se presentan en los sueños en forma de sentimientos y pensamientos. 

En conclusión, los sueños podrían ser un protector de pantalla variable que el cerebro pone en marcha para no apagarse totalmente. 

5. SOÑAMOS PARA ENSAYAR 

Para muchas personas es común soñar con situaciones peligrosas o con que se está siendo amenazado. Según la Teoría del Ensayo por Instinto Primitivo del filósofo neurocientífico Antti Revonusuo, el contenido de un sueño es significativo para su propósito. Cuando sueñas con que te está persiguiendo un tigre por la selva, o con que luchas contra un secuestrador, estás practicando tus instintos de lucha y huida para tenerlos a manos en caso de precisarlos en la vida real. 

No todos los ensayos que realizamos durante los sueños son desagradables. Soñar con una persona atractiva, por ejemplo, ayuda a poner en práctica los instintos reproductivos

6. SOÑAMOS PARA CURARNOS 

Los neurotransmisores cerebrales del estrés están bastante menos activos durante la fase REM del sueño, sin importar que estemos soñando con experiencias traumáticas. Esto ha llevado a pensar a los investigadores que uno de los propósitos de soñar es tratar experiencias dolorosas para sanarnos psicológicamente.

Al revisar los acontecimientos traumáticos mientras estamos soñando, lo hacemos con menos estrés mental y gracias a ello podemos darles una perspectiva más clara y procesarlos mejor en formas psicológicamente sanas. 

El estrés postraumático o estar anímicamente alterado, son algo que muchas veces impide dormir correctamente. Este dato ha hecho que algunos científicos crean que la falta de sueño puede contribuir a la aparición de estos trastornos, entre muchos otros. 

7. SOÑAMOS PARA RESOLVER PROBLEMAS 

Al carecer de las reglas de la lógica convencional y de las restricciones de la realidad, la mente puede crear en sueños todo tipo de escenarios sin verse limitada. De esta forma, también se presentan soluciones a problemas que no tendrías en cuenta de estar despierto. Se trata de una teoría de Harvard Driede Barrett

El autor John Steinbeck denominó a esto “Comité del sueño”, y varias investigaciones apoyan la idea de que el sueño es verdaderamente efectivo a la hora de solucionar problemas. De esta forma, el químico August Kekulé descubrió la estructura de la molécula de benceno, y es el motivo por el que a veces la mejor solución para un problema se consigue tras haberse ido a dormir. 

“Es una experiencia común que un problema difícil esté resuelto por la mañana después de que el “comité del sueño” haya trabajado en él.”  – John Steinbeck 

Estas solo son algunas de las teorías más destacadas. Conforme la tecnología y las investigaciones avanzan, nuestra capacidad para comprender el cerebro aumenta, y es posible que algún día descubramos una razón definitiva por la que soñamos, o que finalmente se afirme que varias teorías son ciertas a la vez y que los sueños son un fondo de pantalla con mucho trabajo detrás. Sin duda, lo que tiene sentido es que los sueños tengan un valor simbólico para nuestro cerebro y nuestra conducta cuando estamos despietos, y no que sean simples películas que visionamos mientras estamos dormidos.  

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?v=2W85Dwxx218
https://realidadtrascendental.wordpress.com/2016/03/25/el-comite-de-sueno-un-estudio-sobre-la-incubacion-de-suenos-para-solucionar-problemas/
http://www.enciclopediasalud.com/categorias/psicologia/articulos/la-interpretacion-de-los-suenos-segun-sigmund-freud
https://elpais.com/diario/1996/02/05/sociedad/823474806_850215.html
http://misentidocurioso.blogspot.com.es/2015/05/por-que-sonamos.html