Parece que esto es del todo posible, aunque no son muchos los casos de personas que viven o vivieron sin alguna de sus partes cerebrales, y si lo hicieron no lograron vivir mucho tiempo debido a las complicaciones que estas afecciones conllevan. La neurociencia todavía tiene mucho camino por delante, ya que todavía faltan muchas piezas que encajar para poder comprender verdaderamente todas y cada una de las funciones del cerebro, pues se trata del mecanismo más complejo de todos.

Hoy os presentamos una serie de casos sumamente raros y extraños que tienen que ver con la supervivencia de estos sujetos, a pesar de carecer de una de las partes fundamentales albergadas dentro del cráneo. Hechos insólitos que se hacen posibles y que rompen con lo poco que se conoce sobre este órgano tan fascinante del que queda mucho por descubrir.

La mujer que carece de cerebelo y que lleva una vida prácticamente normal

vivir_sin_partes_cerebrales_3
Un día, esta mujer acudió a su médico porque sufría de nauseas y mareos de forma regular. Su diagnóstico fue toda una sorpresa que revolucionaría el mundo de la medicina, pues no tenía cerebelo -región del encéfalo que integra las vías sensitivas y las vías motoras-. El sujeto en cuestión, es una mujer de 24 años de edad que reside actualmente en la provincia de Shandong, China. En las tomografías de su cerebro aparece una zona completamente vacía, bajo ambos hemisferios cerebrales, rellena de líquido cefalorraquídeo. En ese lugar, el resto de los mortales tenemos el cerebelo, una esfera pequeña y compacta pero fundamental para nuestro sistema nervioso pues controla nuestras acciones motoras y sensitivas.

¿Cómo es posible vivir una vida plena sin saber que careces de cerebelo?

vivir_sin_partes_cerebrales_9
Según los médicos, este caso demuestra la gran flexibilidad o adaptabilidad que tiene un cerebro joven ante determinadas anormalidades que pueden presentarse desde el nacimiento. En estos casos, el cerebro trata de reajustar sus conexiones y compensar la pérdida temprana o la ausencia de determinadas partes -esta característica recibe el nombre de neuroplasticidad o plasticidad neuronal-. La paciente lleva, sorprendentemente, una vida prácticamente normal, aunque es cierto que no aprendió a andar hasta los 7 años y a hablar con claridad a los 6, sin duda hasta que su cerebro se adaptó a la circunstancia de carecer de este órgano tan fundamental.

Michelle Mack nació con medio cerebro, circunstancia que pasó completamente desapercibida hasta que tenía 27 años

vivir_sin_partes_cerebrales_4
Michelle Mack, una mujer de 42 años de Virginia (EEUU), nació solo con medio cerebro sin que nadie se diera cuenta hasta que tenía 27 años. Mientras tanto, Michelle se había graduado en la Universidad y llevaba una vida muy normal.

Aunque siempre ha hablado y se ha comunicado correctamente, tiene algunos problemas visuales y de orientación espacial, así como dificultad con determinados conceptos abstractos. Todo esto se hace también posible porque las zonas funcionales de su cerebro, como en el caso de la ciudadana china, habían asumido estas funciones extra gracias a la neuroplasticidad.

Trevor Waltrip, el niño que vivió 12 años sin cerebro

vivir_sin_partes_cerebrales_5
Trevor Waltrip, nacido en Louisiana en la víspera de Navidad en 2001, desafió todas las probabilidades durante 12 años. Trevor nació con hidro-anaecefalia, una rara condición en la que los hemisferios del cerebro son inexistentes y en su lugar sólo hay dos sacos llenos de líquido cefalorraquídeo. Como tenía sin embargo tronco cerebral, el niño podía respirar, su corazón latía y respondía a algunos estímulos, aunque vivió toda su vida ciego y sin poder comunicarse verbalmente.

Los médicos que lo trataron le dieron una esperanza de vida inicial de apenas 12 semanas. Y aunque su condición no tenía ni tratamiento ni cura, Trevor vivió 12 años rodeado del afecto de su madre y su familia.

William Buttars, fue sometido a una hemisferectomía para eliminar la epilepsia

vivir_sin_partes_cerebrales_6
A veces es necesario extirpar uno de los hemisferios del cerebro, en lo que se conoce con el nombre de hemisferectomía, reservada para los casos de trastornos convulsivos más severos, donde la fuente de la epilepsia está localizada en una zona más o menos amplia de uno de los hemisferios del cerebro.

Un caso de hemisferectomía

Un caso de hemisferectomía

Este es el caso de William Buttars, que sufría unos 80 ataques epilépticos diarios, el cual fue sometido a una operación de estas características cuando contaba con un año de edad. Aunque los médicos advirtieron a los padres de que el chico podría perder una parte importante de su visión, la movilidad de la mano izquierda y quizá nunca podría caminar sin apoyos, Will es un chico completamente normal, que corre y juega como cualquier niño de 8 años de edad.

¿Sigue ‘viviendo’ la cabeza después de ser decapitada?

vivir_sin_partes_cerebrales_7
El filósofo Paul Loye, hizo un estudio para desbancar las teorías que circulaban sobre la posible vida durante unos instantes, de las cabezas que eran cortadas en la guillotina, al igual que un miembro cuando es amputado se sigue ‘sintiendo’. Pidió a varios condenados a ser ejecutados en la guillotina que guiñasen un ojo tras la decapitación. Evidentemente, nadie lo hizo.

Mike, el pollo sin cabeza que vivió durante 18 meses

vivir_sin_partes_cerebrales_10
Mike fue un pollo de corral completamente normal, hasta que su dueño, el señor Olsen, decidió que era el día idóneo para hacer un buen caldo casero. Tras el hachazo, el agricultor quedó sorprendido cuando el pollo se levantó y volvió al corral caminando aunque con alguna dificultad. El Sr. Olsen, lo alimentaba con agua y leche a través de un gotero, y también le daba pequeños granos de maíz.

Mike logró vivir 18 meses sin cabeza. Su muerte fue por asfixia, seguramente provocada por un grano de maíz. Tras su muerte, los científicos determinaron que el hacha no había alcanzado la carótida y un coágulo impidió que muriera desangrado. Mike conservaba parte de su tallo cerebral, encargado de las funciones básicas como la respiración y el ritmo cardíaco.

Fuente: popularmechanics, taringa, Wikipedia (Hemisferectomía), Wikipedia (Cerebelo), avizora, contenido

Publicado en Ciencia