leyenda_dormir_con_plantas_1

Siempre hemos oído rumores tales como “si duermes con plantas puedes asfixiarte porque te quitan el oxígeno”. ¿Qué hay de cierto en esto?. Absolutamente nada, pues se trata simplemente de una leyenda urbana que se ha ido propagando de boca a boca, con el paso de los años. Un falso mito, cuyo origen reside popularmente en España, que en otras culturas se desconoce por completo porque tienen sus propias leyendas relacionadas con las plantas y la muerte.

La explicación es bien sencilla. No hay que confundir la fotosíntesis con la respiración de las plantas. Durante el proceso fotosintético, las plantas toman del aire el dióxido de carbono que necesitan y expulsan oxígeno. Este proceso solo tiene lugar durante el día, cosa que no ocurre con la respiración, que tendrá lugar tanto por el día como por noche. Al respirar, las plantas recogen el oxígeno del aire y expulsan el dióxido de carbono.

leyenda_dormir_con_plantas_4

Esto demuestra que si fuese peligroso estar junto a una planta, lo sería durante todo el día y no solamente por la noche. Si esto pasara de verdad, veríamos continuamente noticias sobre muertes de personas porque las plantas les habrían “robado el oxígeno”. Para que os hagáis una idea, una planta normal consume unos 100 mililitros de oxígeno a la hora. Los humanos necesitamos unos 50 litros por hora, o sea, unas 500 veces más que las plantas. Por eso, si esto fuese cierto, sería mucho más peligroso dormir con otra persona que con una planta.

leyenda_dormir_con_plantas_3

Es muy frecuente que estos tipos de mitos sigan circulando y se sigan propagando por la sociedad. Hace algunos años, incluso algunos hospitales tenían órdenes de sacar las plantas de las habitaciones allá donde hubiera enfermos. Una vez desmitificado el asunto, os animamos a que compartáis el artículo para que mucha gente deje de creer en esto y pueda tener, sin ningún tipo de reparo, un bonito dormitorio lleno de plantas si lo desea. Déjanos un comentario con tu opinión, a través de nuestra página de Facebook, y si conoces algún otro mito que debiéramos desvelar, háznoslo saber.

Fuente: microsiervos

Publicado en Ciencia