El pasado 20 de septiembre, Erika y Robert Burch estaban en un Walmart de Cleveland, Texas, haciendo unas compras, cuando se toparon con una escena realmente desagradable: un hombre lleva a rastras a su hija pequeña por todo el supermercado, literalmente, con el pelo enredado en el carrito de la compra a modo de castigo. “¡Por favor para! Prometo no hacerlo de nuevo. ¡Por favor para!“, rogaba la niña de solo 5 años a su padre.

Erika no se lo pensó dos veces antes de fotografiar la escena, con la intención de publicarla en su Facebook y que esta se viralizase a modo de protesta.

Después de tomar las fotografías, se acercó al hombre y le exigió que parase su abuso y soltase a la niña. “Me dijo que me preocupara de mis asuntos“, cuenta Erika en Facebook. “Le dije que no lo haría y que en ese momento la niña era mi asunto“.

Ante la negativa de soltar el cabello de su hija, Erika llamó a la policía para dar parte. Los agentes acudieron de inmediato, pero dijeron que no podían hacer nada porque la niña no mostraba lesiones visibles.

¡Esto fue después de mostrarle las fotografías de este idiota arrastrando a la niña del pelo! (…) El sargento dijo que él tenía el derecho a disciplinar a su hija”, relata Erika. “Esto es lo que anda mal en el mundo de hoy día. Nadie defiende a nadie, ni siquiera a los niños. La niña tuvo que regresar a su casa con este monstruo, pensando que nadie se preocupó de ella y que es normal que la arrastren del cabello.

La gente me dice que estoy equivocada por entrometerme, pero se puede disciplinar a un niño sin tirarle del cabello (…) Quiero ayudar a esta pequeña a saber que nadie debería hacerle eso“, concluye Erika.

Más de 240.000 personas han compartido la publicación de Erika a través de Facebook. Esto ha hecho que la policía haya emprendido una investigación contra el hombre por maltrato infantil, quien se justifica alegando que la niña había sido irrespetuosa y que tirarle del pelo era su método para disciplinarla, según informa el periódico Chronicle.

Estas son algunas de las reacciones que ha despertado el caso en las redes sociales:

“Dios mío, no puedo creer que la policía protegiera y dejara a la niña con este monstruo. Él y el policía necesitan ser atados al parachoques de un camión por sus partes nobles y arrastrados por todo Cleveland”.

“Hay que hacerlo público, la gente debería compartido. Si este señor vive en nuestra ciudad deberíamos saber quién es. Expón su trasero y quizás la gente vigile en un futuro más evidencias de abusos. ¡Pedazo de basura!”

Desde luego, esta no es, ni de lejos, la mejor manera de inculcar disciplina a un niño. ¿Qué opináis vosotros?

Vía: Distractify, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Familia