Este intrépido -o loco- escalador ha querido subirse a la segunda estructura más alta de Rumanía, la chimenea de la central Pitesti Sud con nada más y nada menos que 280 metros de altura – prácticamente lo mismo que la parisina Torre Eiffel-. La estructura está dividida en 6 grandes plantas, la mayoría muy deterioradas, sobre todo para poder trepar por ellas. En los primeros 20 metros no hay ninguna escalera ni saliente que permita el ascenso, por lo que tiene que recurrir a utilizar los cable eléctricos que cuelgan desde arriba, sin saber si quiera si aguantarán su peso. El resto de recorrido que posee escaleras está oxidado y en precarias condiciones y durante la mayor parte del trayecto las escaleras no cuentan con armazón de seguridad -o gatera-.

Si no fuera suficiente con llegar a la superficie, que es el mismo borde de la chimenea adoquinado con ladrillos suelos por la erosión, el escalador prueba su equilibrio cruzando de un lado a otro como un trapecista a lo largo de una viga de metal.

En el video el escalador hace una advertencia de lo peligroso que es y te anima a que no lo hagas… Yo por si acaso, le tomo la palabra.

Original: Flaviu Cernescu

Publicado en Miscelánea