“En primer lugar quiero que sepas que te quiero muchísimo. Por favor, no pienses ni por un segundo que te di porque no te amara. De hecho, era todo lo contrario.”

A veces la vida nos pone en tesituras tremendamente difíciles, como la madre que tuvo que elegir entre continuar con el embarazo y perder a su única hija, o dar a luz antes de tiempo, poniendo en riesgo a los tres bebés que llevaba en su vientre.

Me refiero concretamente a esas decisiones cuyas consecuencias nos persiguen durante el resto de nuestras vidas, a las que no queda otra que hacerles frente a sabiendas que, escojamos lo que escojamos, nunca estaremos conformes con el resultado.

Hoy compartiremos con todos vosotros una historia que arranca con una terrible elección, la peor bajo mi punto de vista, pues no creo que exista una circunstancia peor que verse obligado a renunciar a un hijo para que este pueda disfrutar de una vida mucho mejor.

En 1986, en Port Elizabeth, Sudáfrica, una madre de 19 años dio en adopción a su hija recién nacida. Aunque no estaba preparada para ser madre, renunciar a lo que más quería le partió el corazón. Devastada, decidió plasmar todos sus sentimientos y emociones sobre el papel, escribiéndole un libro a su bebé. En el fondo, ella albergaba la esperanza de que, algún día, sus palabras le trajesen de nuevo a sus brazos.

Tammy fue adoptada por una familia que le dio todo el amor que podría esperarse de unos padres que adoran a sus hijos. A medida que se iba haciendo mayor, el deseo de encontrar a su madre biológica se hacía cada vez más fuerte. Un día, Tammy encontró información clave dentro de ese misterioso libro escrito a mano; unos datos que le llevaron a hacer una búsqueda en Facebook. Sigue leyendo para saber lo que ocurrió después…

En 1986, esta mujer dio a luz a una niña. Por aquel entonces tenía 19 años y, sin trabajo ni pareja, no encontró la forma de hacerse cargo del bebé. Terriblemente afligida, tomó la decisión de darla en adopción.

carta_adopcion_1

Sin embargo, antes de la despedida decidió volcar sus sentimientos en un testimonio lleno de honestidad.

carta_adopcion_2

Tammy, su bebé, fue adoptada por una familia que pudo darle una vida rica y maravillosa.

carta_adopcion_3

A medida que crecía, Tammy quería saber más acerca de su madre biológica. Leyó y releyó las palabras de su madre, en busca de pistas sobre su pasado y sobre cómo podía encontrarla.

carta_adopcion_4

Cuando llegó a la adolescencia, Tammy hizo una búsqueda a través de Facebook. Sus pistas le condujeron a una mujer a la que decidió escribir un correo electrónico, con la esperanza de que fuese su madre biológica.

carta_adopcion_5

Después de 21 años, Tammy finalmente se reunió con aquella persona que había estado buscando durante tanto tiempo. Lo que sucedió después, tienes que verlo con tus propios ojos en el siguiente vídeo…

carta_adopcion_6

Vía: littlethings Vídeo original: 1800frank

Publicado en Familia