Desde un tiempo a esta parte se viene utilizando la escritura como una herramienta terapéutica más dentro de la Psicología ya que tiene múltiples beneficios:

· Permite expresar sentimientos que a veces no nos atrevemos a verbalizar. Puede que un sentimiento nos ronde la cabeza pero hasta que no lo escribimos no somos conscientes de que es así como realmente lo sentimos.

· Mejora el estado de ánimo. Sirve para hablar de nuestros miedos sin sentirnos juzgados, pues no hay otra persona en frente: estamos nosotros y el papel. Además, somos nosotros mismos los que decidimos que hacer con lo que hemos escrito; a veces podemos guardarlo en un lugar secreto y un tiempo después volver a releerlo, puede que nuestros miedos hayan disminuido y ya no nos parezcan gigantes.

· Nos sentimos más creativos, puesto que podemos escribir fantasía mezclada con realidad.

· Ayuda a desahogarnos. Imagina que llevas una mochila llena de libros, pesa mucho, y conforme vamos sacando libros, va disminuyendo su peso. Con nuestro mundo interior pasa lo mismo: cuanto más nos cargamos de obligaciones, tareas y preocupaciones más nos cuesta ceder ese peso pero si escribimos podemos dejar que nuestra voz interior se exprese libremente.

· Estimula nuestro cerebro, trabaja nuestro lenguaje interno, memoria y atención. Nos sirve para recordar hechos pasados y verlos con diferentes perspectivas, e incluso introducir una mirada más profunda.

· Por último, y no menos importante, disminuye nuestra ansiedad y agobio ya que cuando ponemos nuestras ideas sobre el papel de alguna manera las estamos ordenando. Este pequeño gesto hace que nuestra sensación de ansiedad sea menor. Un ejemplo es cuando estamos muy agobiados en el trabajo y realizamos una lista de prioridades, podemos ordenarlas según lo urgentes que sean y nos ayudará a focalizar nuestra energía en las tareas más inminentes.

Te invito a que pruebes a escribir qué te está pasando por tu cabeza en este momento y veas como fluyen las ideas para finalmente plasmarse en el papel.

Publicado en Salud