Los libros y novelas son una puerta a un mundo maravilloso lleno de aventuras, sucesos interesantes y enseñanzas. La lectura es una actividad que nos enriquece, mejora nuestro vocabulario y alimenta nuestra imaginación. Dos cosas que este pequeño bebé está comenzando a descubrir, aunque no sin algún que otro sobresalto.

Y es que si algo malo tiene la lectura de un libro, es el final. Ese agridulce momento en el que la aventura concluye y debes decir adiós a tus personajes preferidos. Afortunadamente, y para alivio de nuestro joven lector, los libros pueden disfrutarse una y otra vez.

Así que, no lo dudes y lee, regala libros y fomenta la lectura; pues ninguna pantalla de televisión ofrecerá nunca una imagen tan vívida y extraordinaria como la que puedes crear tú mismo en tu mente.

Original: The saddest bookworm

Publicado en Familia