La civilización azteca dominó los terrenos de lo que actualmente se conoce como México, desde el año 1325 hasta la llegada de Hernán Cortes en 1521.

Casi 200 años de imperio en los cuales los mexicas desarrollaron una civilización bastante compleja. Construyeron acueductos, palacios, pirámides, etc., utilizando una tecnología muy avanzada para la época.

Pero si algo sobresale entre todo su legado, es la importancia de la guerra y la religión en su cultura. Famosos eran los sacrificios humanos para apaciguar a los dioses.

piramide azteca de el taijin veracruz

Piramide de El Taijin, Veracruz

Los aztecas, especializados en el arte de la guerra, disponían de infinidad de armas diferentes para tal propósito. Mazas con cuchillos de obsidiana (conocidos como Mācuahuitl) o dagas de doble filo que representaban a deidades eran tan solo algunos de los instrumentos que portaban los guerreros aztecas en la batalla.

El objetivo de sus guerras era tanto conquistar otros territorios o ciudades, como conseguir tributos para sus dioses. Tal era la importancia de tener prisioneros para sus sacrificios que muchas de las armas utilizadas en la guerra no estaban pensadas para matar, sino para inmovilizar y así poder capturar vivas a las víctimas.

Los guerreros aztecas eran famosos por su fiereza en la batalla y, en aquella época, ya utilizaban el factor psicológico del miedo como un arma más en las contiendas.

Silbato de la muerte Ehecachichtli

Silbato de la muerte Ehecachichtli

Una de las maneras que tenían de aterrorizar al ejercito rival era usando el silbato de la muerte, también conocido como Ehecachichtli. Este instrumento emite un sonido agudo y desagradable similar a unos gritos de agonía y dolor.

En el siguiente vídeo os mostramos como sonaba este silbato de la muerte. Ahora tratad de imaginaros en una selva tropical de las tierras mexicanas, a punto de enfrentaros con unos de los guerreros más fieros que han existido, mientras escucháis el sonido de cientos de estos silbatos a vuestro alrededor, acercándose. Sin duda, es algo estremecedor y que acobardaría al más valiente de todos nosotros.

Fuente: Mas De MX, Artículo por La voz del muro

Publicado en Cultura y ocio