Es domingo por la mañana y estás haciendo limpieza en casa, cuando tu hijo, de solo dos años, te alerta de que algo pasa en tu porche de entrada: dos grandes serpientes pitón pelean junto a la puerta.

Solo una delgada puerta de cristal separa a tu hijo de estos dos peligrosos reptiles. Una puerta que, cualquier otro día, podría haber estado abierta. Sin embargo, aquí no hay nervios, sorpresa o alarma, es un día como otro cualquiera, al menos si vives en Australia.

Y es que Australia está llena de animales peligrosos, extraños e increíbles, algunos mortales y otros muy desagradables. No obstante, todos parecen haber desarrollado un sexto sentido para colarse en todo tipo de casas y barrios residenciales, algo con lo que sus habitantes conviven con absoluta normalidad y respeto.

piton

En Australia tienen claro que es el ser humano quién ha invadido el territorio de estos animales. Por ello, cuando reciben la inoportuna visita de un animal se limitan a dejarle proseguir su camino o, si son muy peligrosos, llaman a un especialista que los retire y traslade a sus hábitats naturales. Como tiene que ser.

Publicado en Animales