Aún recuerdo su cara, sus hermosos ojos (que aunque la mayoría de la gente tiene ese color para mi era especial) ver cada mañana esos ojos fue la mejor droga que eh consumido en toda mi vida, cada mañana que esperaba con ansia verla, estar parado en el frío junto a una de sus amigas para que me viera y platicar con ella como 10 minutos que para mi era menos de lo que vale un parpadeo.

Cada vez que platicaba con ella, fue esplendido, cada palabra que salia de sus labios tan perfectos para mi, que no importaba lo que decía sino como lo decía, con su tono de voz que en verdad quiero volverlo a escuchar, sin importar de que sus argumentos que decía fueran erróneos para mi yo lo tomaba como el poema más bello que nunca iba a escuchar.

Para una persona que sabe como seria una cara perfecta, ella está muy alejado de ese termino para ellos, pero, para mi simplemente no cabe duda que es la persona más hermosa, sin importar el pasar de los años o de las décadas ella es hermosa en su máximo esplendor.

Ahora solo me queda esperar a que el destino haga de las suyas y nos volvamos a encontrar, para solo decirle lo perfecta que es para mi, o, buscarla hasta en el fin del mundo y decirle lo mismo.

Solo es cuestión de esperar o de valor…

Publicado en Relatos