Para publicitar una línea de productos para el pelo, se colocaron unas pantallas en el metro de Estocolmo dotadas de unos sensores para detectar la llegada de los trenes. El resultado es sorprendente

Publicado en Miscelánea

Si te gustó compártelo: