Kayla Montgomery es una joven deportista que siempre tuvo claro que se superaría a si misma. Su esfuerzo titánico la llevó de competir en fútbol a ser una corredora de las más rápidas del país. Pero el abandonar el fútbol y comenzar otro deporte no fue una decisión voluntaria. Tras ser diagnosticada con esclerosis múltiple, una enfermedad degenerativa que “cortocircuita” el sistema nervioso, fue perdiendo la sensibilidad en las piernas paulatinamente. Por lo que el fútbol dejaba de ser el deporte adecuado ya que no podía sentir el balón.

El cambio al atletísmo no fue sólo una sustición, sino que se propuso que sería la mejor a pesar de su enfermedad. Conforme corre, va perdiendo la sensibilidad en las piernas hasta dejarlas de sentir, por ese motivo deben “atraparla” al terminar las carreras, ya que no puede frenar.

Kayla nos fascina, y es un ejemplo tanto para las personas enfermas como para cualquier deportista. Decir que es increbile se nos queda corto.

Original: Sportwriter100

Publicado en Miscelánea