Llevamos solo unos cuantos días de 2017 y ya conocemos cuál ha sido la primera ilusión óptica en hacerse viral. La protagonista es una joven usuaria de twitter que, sin duda alguna, no se esperaba tanto revuelo al subir un selfie suyo en un baño. No obstante, la publicación lleva acuñados más de 7.000 retuits y 62.000 favoritos, que se dice pronto.

Pero el revuelo ocasionado por algo tan normal como un autorretrato, no es por el lugar, el físico de la joven o la postura, sino por su camiseta. Esta crea un efecto óptico que hace que no todos la vean igual. Basta pulsar sobre la imagen y ampliarla para alucinar con el efecto óptico. Veamos la imagen en cuestión:




Como era de esperar, las reacciones de los usuarios no se hicieron esperar. 

“Estoy flipando o su camiseta cambia de color?”


Así empezó un intenso debate entre un gran número de usuarios que afirmaban que la veían de una forma u otra. Incluso muchos de ellos insertaban las capturas de pantallas realizadas desde su teléfono móvil contrastando resultados. Veamos algunos ejemplos:

“¿Qué le estás haciendo a mi teléfono?”





“Cada vez que la muevo (la foto) me marea”


Pero la ilusión óptica que tan de cabeza ha traído a más de uno en realidad esconde una explicación muy sencilla. Se trata de una distorsión de la imagen que se produce cuando los píxeles de las pantallas se ajustan cuando ampliamos y reducimos la imagen. Así de simple.

Seguro que en unos días la camiseta terminará por agotarse, como ya pasó con el vestido que unos veían azul y negro, mientras que otros lo veían o dorado y blanco. 

Si os gustan las ilusiones ópticas, aquí tenéis una estupenda remesa que conseguirá poner a vuestro cerebro en jaque.

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://twitter.com/mmmadelinee?ref_src=twsrc%5Etfw