Cada cierto tiempo suelen ‘salir a la luz’ distintas fórmulas mágicas que aseguran curar el cáncer: el bicarbonato, el limón con agua, el reiki, la homeopatía…

Celulas

Sin embargo, seamos serios, ninguna de estas ‘terapias alternativas’ ha demostrado tener ningún tipo de eficiencia desde el punto de vista científico. No obstante, parece que en las últimas semanas se ha descubierto un método que quizá podría servir de ayuda contra el cáncer.

LEM: la proteína salvadora

Se trata de la LEM (lymphocyte expansiona molecule), una molécula de expansión de linfocitos de la que los científicos no tenían constancia hasta ahora, pero que se presenta como vital a la hora de combatir la enfermedad.

En concreto, el potencial de esta proteína consiste en que es capaz de provocar que las células linfocitos T se multipliquen de manera geométrica. Así, ante un posible cáncer, la potenciación de la proteína LEM puede multiplicar el número de células que se encargan de combatir el tumor que genera la enfermedad.

Aplicable a cualquier cáncer

Lo mejor de este descubrimiento es que, al contrario de lo que ocurre en otros casos, los usos de la proteína LEM a la hora de combatir el tumor son aplicables a cualquier tipo de cáncer, con lo que el interés por desarrollar este tipo de investigaciones es evidente para la comunidad científica y resulta muy interesante para cualquier tipo de investigador del cáncer.

El estudio, cuyo contenido completo puedes consultar en la revista Science, ha sido dirigido por el profesor Philip Ashton-Rickardt, del Imperial College de Londres, en colaboración con investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres, la Harvard Medical School y el EHT de Zurich. La intención de estos investigadores es continuar este desarrollo y explorar las posibilidades de instaurar una terapia genética a partir de esta proteína.

Publicado en Ciencia