Johanna Quass logró entrar en el Libro Guinness de los Records como la gimnasta más vieja del mundo. A pesar de este galardón y de otros cientos de premios, medallas y todo tipo de condecoraciones, Johanna nunca participó en los Juegos Olímpicos, aunque si entrenó a muchas personas que lo hicieron. Este tipo de deporte es muy intenso y en él juega un papel fundamental la flexibilidad y la fuerza, capacidades que se van perdiendo con el paso de los años, por lo que es normal que los que compiten en esta disciplina se acaben retirando antes de los 30 años. Pero el caso de Johanna es especial, y ha querido alargarlo “un poquito”: a sus casi 90 años sigue imparable.

gimnasta

Si alguno de los que nos está leyendo ha puesto alguna vez la excusa de “soy demasiado mayor para hacer este deporte” le invitamos a replanteárselo, y por supuesto, a verla en acción:

Original: Guinness World Records

Publicado en Miscelánea