Sarah Schneider es una madre muy artística de espíritu libre con tres niños pequeños. Posee una visión increíble para el diseño casero y para el reciclaje. Su mayor logro hasta la fecha ha sido la renovación de un viejo y deteriorado remolque Airstream vintage.

“Convertir una casa en un hogar es mi pasión”, comenta en su blog. “Me hace muy feliz que los espacios que diseño nos hagan sentir como en casa. La vieja Airstream no es una excepción. Deseo que nuestra casa sobre ruedas, en la que viajaremos para ver el país, sea cómoda y estimulante para los sentidos y que consiga evocar a la imaginación, la aventura y la creatividad“.

Con la ayuda de su marido y sus hijos, Sarah logró dar un cambio de imagen radical al viejo remolque, rebautizado como Wandering Star, convirtiéndolo en un espacio acogedor y elegante. Cuando Sarah comenzó con su renovación, la vieja Airstream era oscura y sombría, totalmente distinta a como se ve hoy en día. Desde los muebles y paredes recién pintadas y reutilizados, a los estallidos de magníficos colores, la Wandering Star cumple con todo lo que Sarah se propuso crear.

Un simple vistazo a la parte exterior de la Airstream recién terminada, basta para darnos cuenta de que se trata de una auténtica delicia. Las pequeñas luces encadenadas de un lado a otro y las sillas florales en el exterior, indican que la Wandering Star está aparcada

remolque_hippie_1

En su interior, la casa es un homenaje completo a la tienda favorita de Sarah, Anthropologie. Cuando la tienda anunció su nueva colección de casa y hogar, Sarah apenas pudo contener la emoción. La mayoría de objetos que conforman la decoración de Wandering Star provienen de esta nueva colección

remolque_hippie_2

Decidió pintar todo de blanco para dar sensación de amplitud. Las cortinas ofrecen privacidad pero a la vez dejan pasar la luz. Sarah reutilizó el sofá original de la caravana, solo que lo cubrió con lino blanco

remolque_hippie_3

Esta es Sarah, ocupada en la cocina que tan hermosamente ha sabido diseñar

remolque_hippie_4

La parte de la cocina es pequeña, por lo que el aprovechamiento del espacio es un elemento clave. Los módulos aportan calidez y el papel con formas octogonales aporta textura al lugar. Pero es todo el conjunto de accesorios de cocina lo que la convierte en especial.

remolque_hippie_5

La zona del comedor es completamente plegable para cuando esta no se utilice

remolque_hippie_6

El sofá se convierte en una cama completa para dos personas, convirtiendo el salón en un dormitorio de ensueño, donde los colores y patrones trabajan juntos en perfecta armonía

remolque_hippie_7

Sarah afirma que el dormitorio trasero fue el más divertido de decorar, convirtiéndolo en una zona de reposo ideal para los pequeños

remolque_hippie_8

El baño también es muy pequeño, por lo que todo tenía que estar hecho para adaptarse al espacio. Con un poco de pintura, encimeras y pomos nuevos, una cortinas de baño y unas cortinas para dar privacidad convirtió el baño en un rincón fantástico de la casa. Para el lavabo utilizó un viejo tazón de una antigua granja

remolque_hippie_9

Cada año, para el cumpleaños de alguna de sus hijas, Sarah invita a un montón de de gente a la Wandering Star para una fiesta al estilo de un campamento. “Se trata de un momento perfecto para sentirse libre y salvaje, donde poder disfrutar de nuestras hermosas chicas”, comenta Sarah

remolque_hippie_10

Fuente: lovesarahschneider

Publicado en Miscelánea