Inma Michinina, en un pleno de un Ayuntamiento andaluz, reclama una licencia para poder vender en un mercadillo tras la que lleva tres años. Unas palabras más de rabia e impotencia de aquellos que no esperan a que las cosas se solucionen solas.

Publicado en Miscelánea