Los niños pequeños son capaces de divertirse casi con cualquier cosa. Es normal, todavía no conocen el mundo y todo les parece genial y divertido.

Y cuando digo todo, es todo, especialmente si hablamos en términos de humor escatológico. Todavía no están condicionados por los comportamientos sociales y para ellos las cacas, mocos y pedos pueden convertirse en un buen momento para reírse a carcajadas. Pero claro, no lo es menos para los adultos que los observamos, ya que un niño tirándose un pedo nos resulta extrañamente gracioso.

El video que os traemos hoy nos muestra la cara más divertida y adorable de este tipo de humor. En el vemos a dos pequeñas niñas gemelas jugando cuando, sin previo aviso, una de ellas descubre dos cosas inesperadas. La primera es que los pedos son graciosos, y si suenan, más todavía. La segunda es que ademas de sonar también huelen y esa es la parte menos divertida, aunque a ella parece no importarle. De hecho, al final del video vemos cómo la pequeña grita “stinky” (apestoso) pero eso si, sin perder la sonrisa de su cara ni un segundo.

Fuente: GabeChannel via Mashable

Publicado en Familia