De vez en cuando nos gusta darnos un capricho culinario, ya sea porque salgamos a cenar o porque preparemos alguna exquisitez en casa para unos cuantos invitados. Por eso, hoy os traemos una receta de esas que imprimiréis y guardaréis como oro en paño en el cajón de la cocina, y a la que estoy seguro que sacaréis bastante provecho. Después de todo, ¿quién podría resistirse a un delicioso costillar al estilo americano?

Antes de entrar en materia, lo primero que debería contaros es que para llevar a cabo esta receta vais a necesitar un instrumento de cocina especial: la olla de cocción lenta. Realmente se trata de un aparato muy sencillo, pero cuando te cuente de lo que es capaz verás que puede ser tremendamente útil.

receta_costillasBBQ_1

Su nombre nos lleva a hacernos una pregunta: todo el mundo quiere ahorrar tiempo en la cocina, así que ¿por qué íbamos a cocinar durante un montón de horas, algo que podríamos hacer en cuestión de minutos? Dos motivos muy simples: el primero es que te permite desentenderte totalmente de lo que estás cocinando, programas el tiempo y te olvidas porque se apaga sola; el segundo es que, si guisando algo durante tres horas la comida se deshace en la boca, cocinándolo durante diez no necesitaréis dientes para masticar la comida, como en el caso de nuestra receta de hoy.

“Fantástico”, diréis, pero ¿cómo se cocina con ella? Esta es la mejor parte de todas: echa todos los ingredientes en la olla, programa el tiempo y vete. Bueno, en algunos casos, la cosa podría complicarse un poco más: sella la carne que vayas a guisar para que los jugos no se escapen durante la cocción -en pedazos de carne más bien grandes-, echa todos los ingredientes a la olla, programa el tiempo y vete.

Una vez sabido esto, voy a dar paso a la receta que os comentaba al principio: costillas a la barbacoa

receta_costillasBBQ_2

Ingredientes:

– 2 tazas de salsa barbacoa
– 1/4 taza de azúcar moreno
– 4 cucharadas de vinagre de sidra (manzana)
– 3 cucharaditas de orégano
– 1 cucharadita de salsa inglesa (worcester, perrins)
– 1 cucharada de pimienta de cayena
– 1 cucharada de chile en polvo
– 1 kg 300/500 gr. de costillas de cerdo
– Sal y pimienta al gusto

Preparación:

1. Combina la salsa barbacoa, azúcar moreno, vinagre de sidra, orégano, salsa inglesa, pimienta de cayena y el chile en polvo en un tazón pequeño.

2. Salpimienta las costillas de cerdo y colócalas en la olla de cocción lenta. Después cúbrelas generosamente con la salsa barbacoa. Cocina a fuego bajo y lento durante ocho horas, o alto durante cuatro horas.

3. Después de las costillas se hayan cocinado, pon una cucharada de salsa barbacoa sobre la carne, antes de cortarla y servirla. Acompaña con un poco de salsa barbacoa extra en la mesa para ir mojando.

Si ya de por sí están genial a la parrilla, cocinadas lentamente durante 8 horas resultan una auténtica delicia y un regalo para el paladar que no podéis dejar pasar.

A continuación, podréis ver todo el proceso en un vídeo de 40 segundos, ya que no vais a necesitar mucho tiempo más para aprender a preparar esta delicatessen.

Vía: Tasty
Fuente: cocinasinprisas

Publicado en Cocina