Sir Nicholas Winton es el hombre que salvó a 669 niños judíos de la muerte a manos de la Alemania nazi justo antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Al ver la situación en los campos de refugiados de Praga, canceló sus vacaciones y comenzó una aventura para sacar a los niños del país. Creó una oficina improvisada en la habitación del hotel en la que se encontraba y trabajó por conseguirlo. Las familias le visitaban para poder incluir a sus hijos en la lista, hasta llenarla con 669 nombres.

Una vez conseguido, Winton tuvo que hacer frente a un gran problema: conseguir la financiación necesaria para pagar los costos del viaje en tren de los niños desde Checoslovaquia hasta el país de acogida y encontrar a personas que aceptaran hacerse cargo de estos chicos y pagar las 50 libras que reclamaba el gobierno. Winton comenzó a publicar anuncios en los diarios británicos, en las iglesias y en las sinagogas solicitando ayuda. La respuesta de los londinenses fue entusiasta. En unas semanas, centenares de familias aceptaron acoger a los niños y aportaron el dinero necesario como para iniciar los transportes desde Checoslovaquia hasta la capital inglesa.

Es este acto homenaje, el no esperaba encontrarse con los niños que salvó, mira su reacción cuando se da cuenta.

Fuente: Wikipedia

Publicado en Miscelánea