Se le llama planeta Tierra y sin embargo tres cuartas partes de sus superficie están cubiertas de agua. Un elemento básico para la vida que podemos encontrar en su forma líquida, sólida y gaseosa.

Precisamente y aprovechando la humedad del aire, el diseñador industrial Kristof Retozar ha creado una extraordinaria botella que es capaz de producir por sí misma 0’5 litros de agua por hora.

El Fontus, como así se llama el invento, compite por ganar el premio James Dyson 2016. Un concurso anual convocado por la conocida firma de aspiradores en el que los participantes deben diseñar algo que resuelva un problema. 

En un mundo en el que el acceso al agua potable escasea y las sequías se hacen notar, no hay duda de que Kristof ha dado en el clavo.

El invento

Fontus agua 7

Fontus agua 1

Aprovechando la diferencia de temperatura entre un extremo y otro, el aparato condensa el agua del ambiente en su interior, lo que poco a poco recarga el nivel de nuestra botella.

Fontus agua 3

Fontus agua 2

La diferencia de temperatura se consigue gracias a un mecanismo electrónico alimentado por una pequeña placa fotovoltaica.

Fontus agua 5

Fontus agua 6

El diseño ha sido ideado originalmente para aprovechar el flujo del aire natural creado al montar en bicicleta, lo que le permite generar 0’5 litros de agua a hora.

También a pie

Fontus agua 15

En una segunda fase de desarrollo, Kristof ha creado AIRO, otra botella autorecargable para la que no hace falta montar en bicicleta.

Fontus agua 12

Ideada para excursionistas o campistas, la Airo suple el flujo del aire generado por el pedaleo de la bicicleta por un miniventilador.

Fontus agua 13

El ventilador está alimentado por luz solar gracias a una funda con panel fotovoltaico.

Fontus agua 11

La funda, también permite recargar el teléfono móvil y otros dispositivos electrónicos.

Fontus agua 14

Para obtener el agua, solo debemos extender nuestra funda al sol y esperar a que la botella se rellene de sola.

Un viejo principio

Fontus agua 8

El sistema que inspira ambas botellas ya se utilizaba en Asia y America Central hace más de 2000 años. Sin embargo, gracias a la tecnología y los materiales actuales, Kristof ha logrado compactar el invento y producirlo a escala unipersonal.

Os dejamos con un vídeo en inglés donde podréis ver el funcionamiento de estas sorprendente botellas de agua.

Fuentes: Fontus.atjamesdysonaward.org

Publicado en Ciencia