Nos encantan los felinos, sea de la especie que sean. Su majestuosidad, porte, fuerza y elegancia les confieren la capacidad de ser una de las familias del reino animal más populares y queridas por todo el mundo, y si no que se lo pregunten a Tippi Hedren y su familia, quienes estuvieron viviendo con un hermoso león llamado Neil durante varios años.

Sin embargo, también ostentan la mala fama de ser muy peligrosos. Siento decirlos que cualquier animal que vea su territorio amenazado, nunca será más peligroso que el propio ser humano, quien se está encargando, el solito, de destruir el hábitat de cientos de especies exóticas solo por dinero.

Hoy queríamos echar por tierra todos estos mitos, para demostraros lo amigables y cariñosos que pueden llegar a ser los felinos. Edén es una hembra de guepardo de 3 años, que vive en el centro Cheetah Experience, un refugio para felinos en peligro de extinción ubicado en Sudáfrica, cuyos miembros de personal y voluntarios trabajan muy duro por la perpetuación de todas estas maravillosas especies.

Dolph C. Volker es uno de los voluntarios del centro y solo le llevó dos días ganarse la confianza de este hermoso guepardo. En las imágenes que veréis a continuación, parece que ambos se conocen de toda la vida, pues el felino le trata prácticamente como si fuese de la familia. Resulta bastante impactante, sobre todo cuando estamos acostumbrados a ver su voracidad en los documentales. Sin embargo, lo que hoy veréis pone de manifiesto que también son seres increíblemente tiernos y amigables cuando nos ganamos su cariño, aunque su afectos sea un “pelín” más brusco de lo habtitual.

Original: Dolph C. Volker

Publicado en Animales