Hace unos meses que Joey Salads nos puso los pelos de punta demostrándonos lo fácil que es secuestrar a un menor en un parque público rodeado de gente. Un espeluznante experimento social que se convirtió en fenómeno viral y que abrió un intenso debate sobre la vigilancia de nuestros hijos.

Crecí en una pequeña localidad en la que podías dejar la puerta de tu casa abierta sin temer por tu seguridad o la de tus pertenencias. Todos los vecinos nos conocíamos y los niños jugábamos sin peligro, ni vigilancia, pero el mundo ha cambiado.

La página de sucesos de los periódicos es cada día más larga, y vivir con miedo no es una opción, por eso todos hemos decidido educar a nuestros hijos para protegerse, ser prudentes y mantenerse alerta ante cualquier peligro. Pero ¿lo estamos haciendo bien?

La mayoría de nosotros ya les hemos advertido desde pequeños sobre los extraños, pero a veces no vemos los peligros hasta que alguien nos abre los ojos… De nuevo, Joey Salads nos muestra lo fácil que es engañar a un niño y convencerle de que nos deje entrar en casa.

Original: Home Invasion (Social Experiment) – Child Predator Social Experiment

Publicado en Miscelánea