En las vicisitudes adversas diarias de la jungla urbana el ser humano se comporta como un animal que defiende su territorio. Podemos conocer la peor faceta de alguien durante un atasco, un despiste al volante o cuando reciben una multa.

En el siguiente vídeo con cámara oculta unas personas reciben una multa por encontrarse con sus vehículos mal estacionados. Gritan, patalean, se quejan, insultan al agente… hasta que abren el sobre que contiene la multa y encuentran algo que les hará sonrerír durante todo el día. ¿Qué necesidad tenemos de estresarnos y sacar lo peor de nosotros? La vida hay que vivirla con una sonrisa.

Original: Sam

Publicado en Miscelánea