El fútbol se está convirtiendo en un deporte en el que en muchas ocasiones el negocio eclipsa su origen fundamental. Marcas, patrocinios, anuncios, fichajes, palcos, lujo, etc. hacen que el juego quede relegado a un segundo plano en detrimento de la esencia que alimenta a la afición. Pero por suerte, siempre hay historias que nos devuelven la fe.

Saeed viajó desde Arabia Saudí a España con una ilusión, ver en directo al equipo por el que siente auténtica pasión: el “Athletic de Bilbao”. Cuando llega a España después de un largo viaje y descubre San Mamés -el estadio del equipo- nos contagia con su emoción. La afición de Saeed es tal que ha llamado a su hijo con el nombre de uno de los jugadores, Iraola.

Verlo y escucharlo es toda una delicia para el deporte rey y para todos los aficionados del fútbol, independientemente del equipo que sean.

Fuente: Canal + El Día Después (29/09/2014)

Publicado en Miscelánea