No es la primera vez que hablamos sobre plantas y árboles que poseen alguna característica especial que los convierten en ejemplares únicos en su especie. Y es que, aunque muchas veces no nos detengamos a apreciar estas particularidades, los árboles ya poblaban la Tierra millones de años antes de que el ser humano pusiera sus pies sobre ella. Además, la vida no sería posible sin ellos, por lo que en este artículo os mostraremos uno de los ejemplares más fascinantes que hemos podido ver hasta el momento.

El artista y profesor de la Universidad de Siracusa, Sam Van Aken, ha creado un maravilloso árbol a partir de 40 injertos de árboles frutales distintos. De este modo, de él crecen ciruelas, albaricoques, cerezas, duraznos y nectarinas, entre muchas otras:

El artista visualizó un árbol que fuera increíble tanto en apariencia como en función

arbol_de_frutas_1

Van Aken creció en una granja en Reading, Pensilvania. Allí aprendió todo lo necesario para dominar la técnica agrícola del injerto, que consiste en unir dos plantas genéticamente similares para crear un híbrido

arbol_de_frutas_2

Para “el árbol de las 40 frutas”, se concentró en las especies que tenían hueso, comúnmente denominadas drupas en jerga botánica. Las frutas de hueso tienen una parte carnosa exterior que rodea la cáscara de las semillas. Los albaricoques, cerezas, melocotones, ciruelas, dátiles o mangos, entrarían dentro de esta clasificación

arbol_de_frutas_3

Van Aken llama a su proceso ‘escultura a través de injertos’, que desarrolla haciendo pequeñas incisiones en el tronco, en las que inserta una rama nueva de otro árbol que, después de atarla y encintarla, el corte se cierra y la rama comienza a crecer junto al tronco. El esplendor y la belleza de su obra se hace evidente durante la época de floración

arbol_de_frutas_4

Como árboles frutales destinados al consumo humano podrían resultar tremendamente útiles, ya que produciría pequeñas cantidades de varias frutas en distintas épocas del año

arbol_de_frutas_5

El más antiguo de los árboles de Van Aken no supera los 3 años de edad, pero incluso estos jóvenes retoños son un homenaje imponente a la biodiversidad y a las maravillas del mundo natural

arbol_de_frutas_6

Fuente: wimp

Publicado en Ciencia