El caballo del video a continuación estaba enfermo, y fue sometido a una dieta de ayuno mientras que hacía efecto la medicina administrada. Cuando acababa el tratamiento del día ofrecían comida para que el equino recuperara las fuerzas durante el tiempo que se había mantenido sin comer, pero la rechazaba. El primer día les pareció normal, el segundo empezaron a preocuparse, aunque lo atribuían a los efectos de la medicina que podrían haberle ocasionado la pérdida del apetito. Pero cuando la semana avanzó y el caballo continuó sin comer quisieron descubrir el anormal motivo. Cuando lo descubrieron, quedaron sorprendidos.

Publicado en Animales