La pequeña Sapphyre Johnson, de tan solo tres años de edad, nació sin algunos de sus dedos en manos y pies. Cuando tenía un año, el hospital Shriners en Greenville, Carolina del Sur -Estados Unidos-, le regaló unas prótesis, pero tuvieron que amputarle los únicos dedos que tenía en los pies para que pudiera usarlas.

Como ayuda durante su terapia, la niña recibió un perro de nueve semanas que, para su sorpresa, sufre la misma condición que ella, pues le falta una de las patas delanteras. Su dueña, Karen Riddle, sabía que Teniente Dan, un pastor alemán blanco, había venido a este mundo con un propósito muy especial…

Entre una camada de nueve cachorros, el Teniente Dan fue el único que nació sin una de sus patas, hecho que provocó que muchas personas del entorno de Riddle le sugirieran que lo sacrificara. Sin embargo, esta buscó con ahínco a una persona a la que el cachorro pudiera acompañar y hacer feliz. Así fue como llamó al hospital Shriners y encontró a Sapphyre

nina_perro_1

La madre de Shapphyre, Ashley Johnson, comenta que fue durante una ecogtrafía a los siete meses de embarazo, cuando se enteraron de que a su hija la faltaban algunos dedos de pies y manos. Los médicos nunca pudieron determinar una causa.

nina_perro_2

El Hospital Shriners, que proporciona aparatos ortopédicos a niños y a jóvenes de hasta 18 años, independientemente de su capacidad de pago, se ha ofrecido a hacer una prótesis para el Teniente Dan. Cuando la especialista Elaine Hardin le mostró una foto del perro por primera vez, Sapphyre exclamó: “ese es mi cachorro. Él es como yo”

nina_perro_3

“El perro ayudará a Sapphyre hacer amigos y a explicar su discapacidad con normalidad a otros niños”, valoró el especialista

nina_perro_4

No nos extraña que la historia se haya convertido en fenómeno viral en todas las redes sociales, pues no podemos esperar a saber cómo les irá a esta sorprendente pareja aunque, viendo las fotografías, no es difícil adivinar que van a ser muy felices

nina_perro_5

Fuente: distractify

Publicado en Animales