Cuando sea viejo espero tener un amigo peludo como este. Aunque es raro ver a un cachorro viajando en ascensor por sí mismo, ver a los perros en los hogares para ancianos no es del todo infrecuente. Desde 1976, los perros han sido entrenados específicamente con el propósito de actuar como acompañantes terapéuticos en muchas de estas instituciones.

El establecimiento del uso de perros en algunas terapias se atribuye a Elaine Smith, una estadounidense que trabajaba como enfermera en Inglaterra. Smith notó cómo los pacientes respondían bien a las visitas de cierto capellán y su compañero peludo, un Golden Retriever. Esto propició que Smith comenzara con un programa de adiestramiento para que los perros pudieran visitar las instituciones sanitarias.

Con el tiempo, muchos profesionales de la salud notaron que la compañía de estos animales podía hacer que bajase la presión arterial, los niveles de estrés y, en definitiva animar el espíritu de los pacientes.

Fuente: USAToday

Publicado en Animales