Muchas de las selvas de Perú se están convirtiendo en parajes desolados irreconocibles a consecuencia de la profunda deforestación. La minería ilegal del oro en la región sudoriental de ‘Madre de Dios’, ha destruido más de 230 kilómetros cuadrados de bosque y ha envenenado los ríos con el mercurio utilizado en los procesos de excavación.

Esta deforestación continuada representa alrededor del 40% de las emisiones de gases del efecto invernadero de Perú, contribuyendo al calentamiento global y a perjudicar la población local. En un intento por disminuir esta destrucción, las autoridades comenzaron a perseguir la minería ilegal en la región. La primavera pasada, se ordenó a todos los mineros ilegales del estado a que operaran bajo las pautas legales o que abandonaran por completo estas operaciones.

Y aunque muchos han huido, la zona sigue siendo el hogar de las personas que confían en el oro para ganarse la vida.

mineral_peru_1
Esta foto aérea muestra el alcance de la minería ilegal en la región de Madre de Dios, Perú. En el proceso de minería se utiliza mercurio tóxico para que las partículas de oro se adhieran al mercurio. Es por ello que la región ahora cuenta con bosques devastados y ríos envenenados.

mineral_peru_2
Un minero sostiene una amalgama de mercurio y el oro que extrajo tras trabajar en la mina durante un turno de 28 horas. Miles de trabajadores de estas minas de oro ilegales se exponen a largos desplazamientos y soportan, por unos pocos gramos de oro, los numerosos peligros tales como el derrumbamiento y el ser aplastado por la maquinaria pesada.

mineral_peru_3
Los mineros, conocidos como “Maraqueros”, utilizan un tipo de tubería hidráulico, conocida localmente como “chupadera”, tras introducirla a unos 16 metros de profundidad en uno de los cráteres de la mina de oro.

mineral_peru_4
Un niño buscando oro en una mina ilegal. Las personas que trabajan en la mina, lo hacen hasta el último minuto, siempre bajo el temor de que las autoridades lleguen en cualquier momento, tras la prohibición de este tipo de prácticas en la zona por el gobierno la primavera pasada.

mineral_peru_5
Un minero lleva lleva una tubería al interior de una mina de oro ilegal. Perú implantó la normativa que prohibía esta práctica en 2012, pero no entraría en vigor hasta este mismo año, gracias al continuo control de las autoridades y el uso de explosivos. Muchas de las operaciones se están trasladando a la selva para seguir extrayendo oro.

mineral_peru_6
El agua fluye a través de estas alfombras que filtran la tierra y el agua en una mina de oro ilegal.

mineral_peru_7
Los mineros excavan con un hacha para encontrar oro, utilizando una antigua técnica conocida como “chiquiquiar.” Tras la ofensiva del gobierno contra las empresas mineras ilegales en abril, los mineros que se quedaron se limitan a la extracción de oro de forma rudimentaria utilizando picos, palas y motores pequeños.

mineral_peru_8
Joel Macedo, de 25 años, y su esposa Nilda, trabajan en la mina de oro sin el uso de maquinaria. Macedo ganaba 1,071 dólares al mes, como un operador de maquinaria pesada, antes de la ofensiva del gobierno contra las empresas mineras ilegales. Este padre de dos hijos, dice que ahora lucha día tras día, junto a su esposa, para ganar una cuarta parte de lo que ganaba. “Mi esposa trabaja conmigo porque no tenemos nada para comer”, afirma.

mineral_peru_9
Los mineros esperan en una tienda local para poder fundir su amalgama de oro y mercurio. “No son sólo los mineros los que están en peligro. Por cada minero, hay una familia que come”, afirma uno de los cocineros de los mineros.

mineral_peru_10
Los mineros se toman un descanso, en uno de sus turnos de 28 horas, para tomar su almuerzo fuera de la mina.

mineral_peru_11
El mercurio se utiliza para ayudar a enlazarlo con el oro. El mercurio se quema después de la extracción, de tal forma que solo queda el oro. El mercurio ha devastado bosques y a envenenado ríos, arruinando por completo la biodiversidad de la zona, que también es el hogar de tributos que viven en aislamiento voluntario.

mineral_peru_12
Dos soldados miran un avión no tripulado, utilizado por la Fuerza Aérea del Perú para realizar un seguimiento de la actividad minera ilegal, mientras se preparan para una operación para erradicar los campamentos mineros de oro ilegales.

mineral_peru_13
Los policías ocupan un campamento minero de oro, como parte de una operación para erradicar la minería ilegal en la región de ‘Madre de Dios’.

mineral_peru_14
La maquinaria usada para las prácticas mineras ilegales fue quemada y destruida por las autoridades, tras la detonación de explosivos que volaron la zona.

mineral_peru_15
La policía antidisturbios monta guardia en una operación de la minería ilegal, ante las intenciones de los mineros de salvar sus lugares de trabajo, maquinaria y campamentos.

mineral_peru_16
Un policía lanza una lona sobre una hoguera en un campamento minero que ocuparon en una operación para erradicar estos emplazamientos ilegales. Destruyeron absolutamente todo : maquinaria relacionada con la minería, derribo de viviendas, etc.

mineral_peru_17
Los policías montan guardia mientras los mineros les ruegan que no destruyan su camioneta. Muchas de las personas que han trabajado en las minas, dependen del oro para su supervivencia.

mineral_peru_18
Los mineros y sus familias miran, desolados, los restos de su antiguo campamento minero, arrasado por las autoridades como parte de una operación para erradicar la minería ilegal.

Fuente: mashable

Publicado en Miscelánea