Debo empezar diciendo que ésta es una historia cruda con un gran final feliz, no obstante el video que la acompaña puede resultar duro pues muestra la amarga realidad que la familia Howard tuvo que enfrentar cuando su pequeño hijo de 6 años quedó gravemente herido en un accidente de tráfico.

El choque frontal dejó al pequeño Caleb Howard con una importante lesión cerebral y varios huesos rotos. Aunque los médicos habían conseguido estabilizar a Caleb, ninguno podía saber a ciencia cierta si el niño conseguiría , hablar, moverse o recuperarse totalmente.

Tras unas semanas de tratamientos sin avances significativos, alguien sugirió que la terapia con animales podría ser de ayuda en este caso, y así es como Coronel, un precioso golden retriever llegó para cambiar la vida de Caleb.

La presencia de Coronel supuso un auténtico punto de inflexión en el proceso de recuperación, devolviendo la curiosidad e ilusión al pequeño que rápidamente comenzó a mover su mano para acariciarlo. Poco a poco recuperó fuerza y pudo jugar con él, dar paseos cortos y sonreír. Los avances se sucedieron a pasos agigantados sorprendiendo al personal médico y aliviando a sus compungidos padres.

Es cierto que en otras ocasiones hemos hablado del efecto positivo de las mascotas terapéuticas tanto para humanos como para otros animales, pero jamas hablamos visto un caso tan impactante y evidente como el de Caleb Howard.

Original: Caleb’s Story

Publicado en Animales