El vinagre es uno de esos elementos básicos de nuestra cocina, principalmente como aderezo para nuestros guisos y ensaladas. Estoy seguro de que todos tenemos una botella en casa pero, ¿realmente conocemos sus verdaderas capacidades?

La fecha de su descubrimiento es desconocida, pero las antiguas civilizaciones de Grecia y Roma ya lo conocían. Es posible que alguien olvidase el barril de vino de la despensa, cuyo alcohol terminó acetificándose con la aparición de unos microorganismos llamados mycoderma aceti. De hecho, su nombre proviene del latín «vinum acre» o, en español, vino agrio.

Desde el descubrimiento del vinagre se han encontrado una gran cantidad de usos que darle, como la preparación de bebidas medicinales, para aderezar las comidas o como conservante. Pero el que más tendemos a olvidar es el de su poder limpiador.

En el siguiente vídeo seréis testigos de lo que es capaz este variopinto compuesto, haciendo el papel de producto de limpieza en un baño bastante sucio. Está claro que podéis darle una gran cantidad de usos, pero después de ver el vídeo seguro que pensaréis en comprar una botella de vinagre blanco para tenerla exclusivamente en el armario de los productos de limpieza.

Original: SF Globe

Publicado en Hogar