Las prótesis corporales siempre han sido caras, sobre todo para personas de países con grandes diferencias salariales. Pero gracias a la popularización de las impresoras en 3D, el coste de una estas prótesis ha pasado de costar 30.000€ a no supera los 36€ (o 50$) y supone un cambio repentino en la calidad de vida de las personas que las utilizan, sobre todo cuando estos son niños como de los que os hablamos a continuación.

Rayden Kahae nació con una extraña afección que le impidió el desarrollo y crecimiento de los dedos de una mano, naciendo sin ellos. Pero su abuela descubrió en internet que había una empresa que se dedicaba a fabricar prótesis, llamada E-Nable (capaz). La empresa no sólo quiso regalar una de estas prótesis al pequeño, sino que se la personalizaron como la de uno de sus héroes favoritos: Iron man. Cuando se puso la mano su cara cambió al instante.

Original: KHON2 news. Más info sobre la empresa aquí

Publicado en Miscelánea