Ella es muy exigente. No se conforma con ningún chico que le falte al respeto. Tampoco aguanta personas tóxicas ni permite que nadie que tiña sus días de gris permanezca en su vida.

Pero no es una hipócrita. Ella tiene claro que son sus normas y debe cumplirlas siempre.

Ella espera de si misma llegar a tocar las estrellas, hacer algo grande. Por esa razón se odia cuando se sienta en la cama a comerse una bolsa de patatas fritas y dejando el gimnasio para otro día. Esos días en los que cree que podía haber hecho mucho más.

Por supuesto no de la importancia a lo que ya ha conseguido en la vida o la cantidad de amor que es capaz de dar. Ella sigue empujando y exigiendo más. Quiere conseguir llegar más alto, más allá, ser más. Porque sabe que es capaz de dar mucho más.

Ella es insegura porque cree en su potencial y sabe que no ha llegado a su límite. Confía en que va a tener éxito pero a veces desea ver los avances más claros y más rápido. Quiere saber que se encuentra en el camino correcto y que su confianza está justificada.

Nadie es capaz de ver lo aterrorizada que está. Nadie se da cuenta de su lucha constante para mantenerse fuerte y en pie.

Ella parece que lo tiene todo, así que lo amigos no creen que necesite que nadie le recuerde el gran talento que posee y lo hermosa que es. Se quedan en silencio, sin darse cuenta de que, en realidad, está gritando buscando su aprobación. Tan solo necesita que alguien le diga que ha estado haciendo todo lo posible y que su mejor esfuerzo, al final, es suficientemente bueno.

Ella puede parecer una superheroína, pero sigue siendo humana. También necesita ayuda, también necesita amigos, también necesita que la quieran.

Y esos amigos son parte de la razón por la que es tan insegura. Es muy selectiva con sus amistades así que quien está en su vida, es porque le importa. Siente que sus amigos se merecen lo mejor e intenta dárselo y hacerles felices.

Pero eso es imposible de conseguir. Ella no puede controlar lo que sucede en la vida de los demás, pero lo intenta. Intenta encontrar el regalo ideal para el cumpleaños de su pareja. Intenta hacer que sus amigos se lo pasen bien cuando salen. Intenta animarlos en los momentos difíciles, después de una ruptura o una pérdida. También intenta que sus padres se sientan orgullosos.

Y todo esto la agota. Cuidar de si misma ya es suficientemente duro. Pero sigue intentando hacerse cargo de la felicidad de los demás y es increíble como logra sobrevivir.

Pero lo hace. Encuentra la energía, todos los días, para tener siempre una sonrisa preparada. Ella no es de las que abandonan. Es dura , es fuerte, es amable, cumplidora y generosa.

A pesar de que sus inseguridades están siempre ahí, intentando hundirla, nunca se detiene. Ignora las voces persistentes de su cabeza que le dicen que es demasiado estúpida, demasiado fea o demasiado inexperta para conseguir lo que quiere.

Ella hace lo que se propone incluso cuando no está muy segura de si lo va a conseguir.

Realmente nadie puede culparla por sentirse insegura. Es su forma de ser, porque es muy exigente. Porque nunca piensa que ha hecho lo suficiente. Porque sabe lo que puede llegar a ser y no se va a detener hasta que se convierta en realidad.

-Relato original de Holly Riordan, traducido y adaptado por La Voz del Muro-

Publicado en Relatos
Fuentes consultadas:
http://thoughtcatalog.com/holly-riordan/2017/02/this-is-why-the-strongest-girls-feel-insecure-all-the-time/