¿Qué puede llamar la atención de un video para que más de un millón de personas lo hayan visto en tan solo unos días?. La verdad es que podrían ser cientos de cosas… pero no todas conseguirían hacerte morir de ternura como esta.

El protagonista de esta historia es un cachorro de nutria marina sureña que perdió a sus padres. Los empleados del acuario Shedd de Chicago lo recibieron con mucho gusto, pero antes tendría que perfeccionar sus habilidades nadadoras y acostumbrarse a su nuevo hogar.

Verle nadar es algo adorable, pero el vídeo mejora aun más cuando al final lo vemos bebiendo de un biberón. Si, lo sabemos, a veces somos muy “ñoños”, pero por favor, ve el video y dinos si no te hace suspirar de ternura a ti también…

Publicado en Animales