Los nervios pueden jugarte una mala pasada, pero cuando la vida de alguien está en juego por ello quizá deberías quedarte en casa durmiendo antes que demostrar en directo que aun te falta un poco de práctica o unas sesiones con el psicólogo para que te ayude a superar el miedo escénico y sus consecuencias.

Durante un programa de talentos lituano, un grupo de lanzadores de cuchillos concursaba por obtener el galardón de la temporada con una performance similar a la que estamos acostumbrados en este tipo de espectáculos con el “más difícil todavía”. Donde a las primeras demostraciones de puntería se añadirá una persona de carne y hueso para darle mas emoción.

La cara del pobre “conejillo de indias” durante la actuación es un poema, y la bronca del jurado después de la actuación es épica.

Original: Ladsas

Publicado en Miscelánea