Mitch Boyer es escritor, ilustrador, director, fotógrafo y amante de los animales. Hace poco tuvo la genial idea de fotografiar a su mejor amiga, Vivian, tal y como él la veía, para mostrársela al mundo. Con la ayuda del Photoshop, esta idea ha sido posible y con excelentes resultados.

Vivian es una pequeña Dachshund con una personalidad del tamaño de un mamut, y así es como se la ve en las imágenes. Juntos han creado un libro infantil al que han titulado Vivian, el perro se va a Brooklyn. En él se retratan las andanzas de la pareja por la ciudad durante un par de años.

Con este libro, Mitch tiene el propósito de ayudar a los más de 5,5 millones de niños que se mudan anualmente en EE.UU., en su duro proceso de adaptación a la nueva vida que les depara. En sus 32 páginas podemos ver cómo los 2 protagonistas se adaptan a su nueva vida y van haciendo amigos por el camino.

Vivian y Mitch llegan a su nueva casa

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 1

Pasean por el parque

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 3

El muelle es un lugar genial para pasar la tarde

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 4

Pasean entre las calles de Brooklyn

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 5

Tomando un selfie muy especial

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 6

Deciden utilizar el metro

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 11

Una vez en la playa, lo mejor es turbase un poco al sol

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 10

De vuelta a casa, esta es nuestra estación

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 9

El verdadero tamaño de Vivian dista mucho de los 180 cm de su homónimo en las fotos

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 7

Aquí vemos el proceso de creación de una de estas imágenes

vivian, el perro que parece gigante pero no lo es 2

Actualmente el proyecto busca financiación en Kickstarter para ser editado. Si te gustan estas imágenes, puedes seguir sus aventuras en su cuenta de Instagram.

Fuente: Colosal, Mitch Boyer, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Cultura y ocio