Cuando un bebé se acerca a un perro grande de aspecto intimidatorio, un escalofrío recorre nuestra espalda. Estamos programados para desconfiar de este tipo de situaciones, y no podemos evitarlo.

Sin embargo, es un error juzgar el libro por la portada. Pues los animales domésticos, en especial los perros, llevan siglos demostrando su devoción, amor y paciencia por los humanos y sus hijos.

Aunque algunos expertos recomiendan mantener a los niños alejados de ciertas razas de perros, lo cierto es que la peligrosidad de un animal viene dada por su educación y su entorno, no por su raza. Aun así nosotros no somos nadie para decir si es correcto o no, y eso debe ser decisión de los padres. Pero al menos en el caso del siguiente vídeo, no ocurre nada malo, sino todo lo contrario… 🙂

Original: Baby and dog show love for one another

Publicado en Animales