Todos conocemos las típicas novelas románticas en las que chico conoce chica o chica conoce chico. Como mucho, damos un paso más en la lujuria y nos encontramos con una novela erótica como Cincuenta sombras de Grey… Pero ahí no queda simplemente la cosa. En Estados Unidos actualmente está triunfando un nuevo (y espeluznante) género literario dentro de la erótica.

La Dinosaur-erotica

La dinosaur-erotica o “porno con bestias” es un nuevo género literario en el que se tratan relaciones sexuales de alta intensidad (de ahí que se haga referencia a ella como porno) entre mujeres y distintas bestias como centauros, hombres lobo, dragones y, especialmente, dinosaurios.

La autora que lo ha puesto de moda en Estados Unidos es Christie Sims. Según su biografía de Amazon, Christie se considera una chica del Medio Oeste americano, llana y simple, que vive una
vida normal. 

«Sin embargo, aunque hacia el exterior mis gustos son relativamente simples, mi mente está llena de pensamientos lujuriosos en los que grandes, fuertes y poderosos monstruos se cruzan en el camino de hermosas doncellas».

Estas novelas no tienen una extensión superior a las 40 páginas, la mayoría de ella encontrándose por debajo de las 20.

Al menos avisa siempre al comienzo de las historias sobre qué se van a encontrar los lectores: 

«Cuidado: Esta es una novela de sexo bestia. Esta historia fue escrita para desbloquear tus más oscuras fantasías y tus deseos más íntimos. No es para los débiles de corazón, ni es la literatura erótica que lee tu madre.»

Detrás de todo esto también se encuentra
Alara Branwe, la cabeza pensante de este nuevo género, aunque ella prefiere mostrarse más en la sombra y dejar que su amiga ponga su nombre en todas las portadas. Desde que decidieron lanzarse a publicar estas historias en Amazon no les ha ido nada mal, porque según Alara declaró en una entrevista para el periódico The Cute:

 

«No queremos dar números reales, pero digámoslo así: conjuntamente, Christie y yo hacemos más dinero que un amigo que ha trabajado como ingeniero en Boing durante unos años y que un amigo de Christie que es un ejecutivo senior en Dallas».

Por supuesto, el nombre de las dos chicas es ficticio. «¿Crees sinceramente que publicaríamos estas locuras con nuestros nombres reales?», dijo. Solo nos quedará esperar qué será lo próximo con lo que nos sorprenda el mundo de los autores auto-publicados.

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
http://nymag.com/thecut/2013/10/qa-the-women-who-write-dinosaur-erotica.html