Si te gustó la historia de Romeo, el gran lobo negro que con su amistad y cariño conmovió a una localidad, vas a quedarte fascinado con el comportamiento de este perro callejero, aunque llamarlo callejero es del todo equivocado pues Bruno es ciudadano del mundo. Es un perro libre, que adora viajar y visitar a todos los amigos que ha hecho a lo largo de los años.

Bruno comenzó a viajar cuando era solo un cachorro. Larry LaValle lo encontró andando por la calzada y, suponiendo que estaba perdido, lo llevó hasta su casa. Nadie lo reclamó, por lo que decidió mantenerlo.  Al principio trató de hacer lo mismo que con cualquier otro perro doméstico, pero pronto comprobó que Bruno era diferente.

No quería correas, cadenas o encierros. Él era libre e imposible de domesticar. De hecho, su comportamiento era ejemplar y fue Bruno el que enseñó a Larry a respetar su libertad. Desde entonces, Bruno sale y entra libremente de casa para hacer sus visitas diarias.

bruno

Cada día, Bruno recorre caminando casi 7 kilometros hasta la localidad más cercana, Longville, Minnesota. Una vez allí realiza su ronda de visitas. Primero un restaurante, el ayuntamiento, la biblioteca, la tienda de helados, varias oficinas y tiendas de comestibles. Lugares en los que es bien recibido por trabajadores y clientes, que lo saludan, acarician y alimentan.

Bruno se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad y sus habitantes lo quieren tanto que le han dedicado un monumento. Y es que su insólito comportamiento bien lo vale.

Conoce la sorprendente historia de Bruno, el perro errante, y sus insólitas visitas para decir “¡hola!” a los habitantes de Longville en este vídeo.

Original: Dog becomes legendary for daily walks to town

Publicado en Animales