Los concursos de pruebas para perros (y no incluimos aquí los de belleza) son una buena manera de divertirse juntos y de estrechar el vínculo entre el perro y su humano. Las denominadas pruebas agility, es decir, aquellas en las que los animales superan una serie de obstáculos como si se encontraran en una gymkana son una de las más divertidas para ellos. En estos eventos, los canes deben sortear obstáculos que van desde rampas y túneles hasta objetos que les hagan perder la atención como salchichas y filetes.

¿Y qué perro va a perder la ocasión de comerse un buen filete? No penséis que el Golden Retriever del vídeo no es inteligente, sino todo lo contrario, pensó que nunca se iba a ver en una situación similar y sacó partido de ello. Disfrutadlo, confiamos en que os divertiréis tanto como lo hemos hecho nosotros toda las veces que lo hemos visto.

Publicado en Miscelánea