Se suele advertir a los adultos de que tengan cuidado con los niños pequeños, ya que estos aprenden por imitación y pueden copiar ciertos comportamientos.

Pero no siempre tienen por qué copiar lo malo, de hecho, uno de los momentos más emocionantes y divertidos para los padres, es cuando su hijo trata de imitarles. 

Comer patatas, hablar con las mascotas, imitar una risa o mantener una desternillante conversación a base de gritos y soniquetes puede ser una experiencia tan adorable como divertida. 

No te pierdas este hilarante vídeo de imitaciones infantiles, son tan graciosas que no podrás aguantarte la risa.

Publicado en Familia