El Teide es la montaña más alta de España y uno de los mejores lugares del mundo para poder ver las estrellas y, por ende, la vía láctea.

En él se sitúa uno de los observatorios astronómicos más importantes, ya que para observar el cielo es necesario que se den varias aspectos favorables: baja contaminación lumínica y altitud así como un conjunto de condiciones atmosféricas que permitan que la distorsión de los objetivos sea mínima.

Terje Sørgjerd se subió a ella entre el 4 y el 11 de abril de 2011 regalándonos estas preciosas imágenes del cielo bajo la técnica de la que últimamente tanto os estamos hablando: el time-lapse.

Una visión más de la belleza de nuestro planeta que nos recuerda cuánto tenemos que hacer por él para mantenerlo de la mejor manera posible para que nosotros y el resto de generaciones puedan seguir disfrutando de él igual que lo hemos hecho nosotros.

Publicado en Cultura y ocio