Los pequeños gestos hacen al mundo un lugar mejor ¿todavía te preguntas cómo?. Sobre todo en las grandes ciudades, la gente se vuelve mas introvertida y por naturaleza no somos así, sino que es un comportamiento como respuesta a la multitud y al comportamiento generalizado. La misma persona puede ser amable en su vecindario, antipática en su trabajo, y fría en el metro. Todo esto se debe a que actuamos como la mayoría, y cuando no conocemos a la gente de nuestro alrededor, actuamos con desconfianza.

Hay una línea bien grande que separa la desconfianza de la antipatía y muchas veces te das cuenta cuenta cuando viajas a otra ciudad o a otro país, donde en situaciones similares la gente te trata de manera mucho más amable.

El mundo sería mejor si todos vistiéramos con nuestra mejor sonrisa, con un pensamiento cuando nos levantáramos: “hoy nada me va a molestar y voy a hacerle la vida más fácil a los demás”. Somos ruedas del engranaje de una gran maquinaria, es suficiente con que alguna empieces a moverse para que toda la máquina se mueva al unísono.

Ayudar a los demás te hace sentir mejor contigo mismo.

Publicado en Miscelánea