Parece que todo el mundo da por supuesto que un cargo público no puede o, mejor dicho, no debe aceptar un regalo material procedente de los ciudadanos. Algo que parecen tan lógico y que no todos los que han tenido el privilegio de ocupar un puesto similar podrían afirmar haberlo hecho. De hecho, no hace falta remontarse a la época feudal para recordar los carísimos trajes que aceptó dádivamente el expresidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps.

Quizás por eso, con un simple gesto negativo lleno de humildad, y después de una tempestuosa orda de corrupción y escándalos políticos, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha vuelto a acaparar la atención de todas las redes sociales. Con motivo de las fiestas navideñas, un empresario se aventuró a regalar a Carmena una guía de champagne. Así fue como, el pasado 21 de deiciembre, la alcaldesa respondió por carta a dicho empresario para recordarle que como autoridad pública, no podía aceptar el regalo.

Después de darle las gracias, la alcaldesa tuvo una idea fantástica para aprovechar el regalo: ceder la guía a una biblioteca municipal para que todos los madrileños puedan disfrutar de ella. Además reiteró, como en algunas otras ocasiones de la misma índole, que lo único con lo que se queda es con las palabras de ánimo y reconocimiento de la gente.

Aquí os dejamos la carta remitida al empresario y firmada por Manuela Carmena. Esperemos que sirva de inspiración para muchos políticos.

carmena_regalo_2

Fuente: Twitter

Publicado en Miscelánea