La publicidad utiliza a la mujer para desempeñar un papel que en muchos casos nos negamos a ver. En los anuncios de bebida, de tabaco, de colonias, etc. La sensualidad de la mujer se utiliza para vender la marca, algo que no estaría del todo mal si se hiciera de la manera correcta, pero no con campañas denigrantes como las que vemos en el siguiente video.

Por otro lado, lo que la publicidad exige a la mujer en primer lugar es que cuente con un físico espectacular, tan espectacular que es irreal. Para solucionarlo, años atrás se utilizaba maquillaje, fajas y relleno. Hoy todo eso ha sido sustituido por una herramienta más sencilla, el Photoshop. La imagen que ofrecen hacen que las mujeres se sientan obligadas a parecerse a ella, y como el Photoshop no se puede aplicar en la vida real, todo acaba con complejos que los más pudientes pueden solventar en un quirófano, y los menos, realizando perjudiciales dietas.

La imagen que venden no es la de estar sano y saludable, sino la de ser un objeto con un cuerpo imposible de manera natural.

Original: ChallengingMedia

Publicado en Animales