Siempre he admirado la paciencia de los profesores de autoescuela y su gran capacidad para controlar lo que ocurre tanto dentro como fuera del vehículo.

Y es que no todos tenemos los nervios de acero necesarios para poner nuestra integridad en manos de conductores sin ninguna tipo de experiencia.

Cierto que en la mayoría de las ocasiones, los alumnos son inseguros y no constituyen un peligro en si mismo ya que, al menos en las primeras clases, conducen a baja velocidad y en circuitos controlados. E incluso en muchos países, los vehículos utilizados son adaptados y el profesor controla en todo momento los pedales.

Pero ¿qué ocurriría si una piloto de carreras profesional pusiera a prueba la paciencia de nuestros profesores de autoescuela en su primera clase? El resultado es francamente divertido…

Original: Fast & Furious Nerd Shocks Instructors

Publicado en Miscelánea