Conozco a varias personas que a pesar de controlar lo que comen no bajan de peso, y es que a menudo en nuestro afán por hacer dieta no incidimos en el origen de los alimentos ni en lo que bebemos.

Porque el problema muchas veces no está en la cantidad, sino en la calidad de lo que comemos. Es obvio que si tu eliges una serie de verduras frescas y una pieza magra de carne en una cantidad razonable, podrás preparar una comida de calidad.

Sin embargo, por ahorrar tiempo, muchas personas prefieren recurrir a los alimentos preparados, los cuales junto con los refrescos esconden grandes cantidades de sodio y azúcar.

Y es que no podéis imaginar la cantidad de azúcar que esconde una Coca Cola, así como los cambios que produce en nuestro organismo en los primeros 60 minutos de consumirla.

Una interesante crónica alimentaria que nos describen desde la página de cuidado personal y nutrición Blisstree.

A los 10 minutos de tomarla

cocacola 1

10 cucharaditas de azúcar golpean tu organismo. (100% de la ingesta diaria recomendada.)

Una cantidad que te haría vomitar de no ser por el efecto del ácido fosfórico y otros aromatizantes que ayudan a rebajar el dulzor extremo de esta bebida haciéndola más agradable en boca.

A los 20 minutos de tomarla

cocacola 3

Sin embargo esa inmensa cantidad de azúcar es real y a los 20 minutos ya ha entrado en tu torrente sanguíneo provocando un pico de glucosa que debe compensarse con una explosión de insulina.

Tu hígado responde a esto convirtiendo el azúcar en grasa y en ese momento hay una cantidad exorbitante de ella en tu organismo.

A los 40 minutos de tomarla

cocacola 4
Llegados a este momento la absorción de cafeína se completa, provocando una serie de cambios en tu cuerpo. Las pupilas se dilatan y la presión arterial se eleva, lo que hace que tu hígado responda vertiendo más azúcar en el torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en tu cerebro también se bloquean para prevenir de este modo la somnolencia.

A los 45 minutos de tomarla

cocacola 2
Tu cuerpo aumenta la producción de dopamina estimulando los centros de placer de tu cerebro haciéndote sentir bien y reforzando la ingesta de esta bebida. Este patrón es exactamente el mismo que desencadena la heroína, por cierto.

A los 60 minutos de tomarla

cocacola 5

El ácido fosfórico se une junto al calcio, magnesio y zinc de tu intestino delgado impidiendo su correcta absorción.

Lo que unido a las propiedades diuréticas de la cafeína y a las altas dosis de azúcar y edulcorantes artificiales, harán que todo el calcio, agua, electrolitos y minerales que iban a nuestros huesos, sean expuldados de nuestro organismo a través del sistema urinario.

Antes de 90 minutos.

cocacola 6
El pico de insulina y la excreción urinaria provocaran un rápido descenso de glucosa que te hará sentir irritable y lento. Esto unido a la perdida de nutrientes valiosos y agua, provocara que tengas un pequeño cuadro de deshidratación y sed.

Lo que te invitará a tomar un nuevo chute de azúcar y cafeína para volver  sentirte bien.

La moderación.

cocacola 7

Si has leído historias sobre gente que no podía dejar de beber coca cola hasta perder los dientes, ahora sabes que su consumo habitual provoca una perdida constante de calcio que daña los huesos y dientes.

También entenderás que un abuso de este tipo de bebidas y refrescos provoquen diabetes, hígado graso y enfermedades cardiovasculares, ya que son una auténtica bomba de azúcar.

El problema es que el azúcar es adictiva, y la industria alimentaría lo sabe y la añade a sus productos, incluso en las papillas de cereales de tu bebé.

file3481310661998

Jamás echarías 10 cucharillas de azúcar en tu café, ¿verdad? Entonces. ¿por qué dejas que Coca Cola, Pepsi y tantas otras marcas lo hagan por ti?

No escojas los vasos grandes, no te acojas a promociones de refill (paga una y rellena el vaso tantas veces quieras), y no dejes repetir a tu hijos.

Consume estos productos con moderación, prefiere sus versiones sin azúcar y utiliza bebidas más saludables como el té verde, el café en infusión y el agua para hidratarte.

Fuente: Truththeory.com

Publicado en Salud