Hace unos días veíamos un experimento social en EEUU donde unos jóvenes dejaban caer su cartera adrede para ver las reacciones de la gente. Su intención era la de recompensar al “buen samaritano” con 1000 dólares a cambio de la cartera extraviada, pero lo que imaginaban que iban a conseguir en unas horas le llevó varios días.

Experimentos similares realizados en otras partes del mundo han devuelto un resultado similar, y aunque hay gente que acaba devolviéndola, la mayoría de las personas acaban quedándose con ella, incluso muchos intentan el crimen perfecto quedándose con el contenido de la misma y se deshacen de ella tirándola rápidamente a la basura. Para nuestra sorpresa, en Canadá las cosas son distintas, y en el país vecino de EEUU famoso por no cerrar con llave sus casas, como ya nos mostró Michael Moore en el documental Bowling For Columbine, las cosas se hacen de otra manera. El mejor ejemplo para hacerse una idea es viéndolo en el siguiente vídeo.

Original: High On Life

Publicado en Miscelánea